Red Hartmann


El nombre de esta red geomagnética natural se debe de al doctor Ernst Hartmann (1925-1992), licenciado en Medicina por la Universidad de Heidelberg (Alemania), el cual dedicó gran parte de su vida a estudiar la relación entre la enfermedad y las radiaciones telúricas. En 1961 fundó el Grupo de Estudios de Geobiologia y, junto con su hermano, ingeniero en electrónica, elaboró los fundamentos del que hoy entendemos como Geobiologia.
Durante sus años de práctica de la medicina, Hartmann constató que un alto porcentaje de muertes entre sus pacientes estaban directamente relacionadas con geopatías, es decir, con el hecho de haber vivido o haber estado durante un largo periodo de tiempo sobre zonas con intensas radiaciones naturales.

La red Hartmann es una red de fuerza (vibración) en forma de cuadrícula orientada norte·sur / este·oeste (magnéticos, no geográficos).



Los muros energéticos de esta cuadrícula están alineados cada 2 metros aproximadamente en sentido norte-sur, y cada 2.50 metros en sentido este-oeste. No se trata de una cuadrícula perfectamente regular, sino que puede presentar ciertas fluctuaciones, distorsiones locales o leves desviaciones debidas a la presencia de elementos geológicos como fallas, corrientes de agua subterránea, o bien por el influjo de masas metálicas importantes, como la estructura de un edificio, una caldera o coches en un sótano, etc.
Esta red de muros verticales 'invisibles' a los cinco sentidos conocidos cubren toda la superficie terrestre, teniendo cada muro una anchura aproximada de unos 21 cms, y siendo esta medida variable en función de la composición local del subsuelo o de la concurrencia de determinados fenómenos naturales, como por ejemplo los terremotos, que parecen ocasionar importantes alteraciones en el campo magnético terrestre.

Tanto en sentido NS como EO, cada 7 líneas de 1
r orden (básicas) encontramos una línea doble, de unos 42 cms de grosor, formada por la unión de dos líneas de 1r orden, formando la llamada «red Hartmann de 2o orden». Del mismo modo, cada 7 líneas de 2o orden encontramos la llamada «red Hartmann de 3r orden», formada por una triple línea de 1r orden, con una anchura de unos 80 cms.
Estos muros energéticos llegan y tienen efecto hasta una altura muy considerable (varios kilómetros por encima de la superficie terrestre) y atraviesan cualquier tipo de material, por lo que afectan tanto a las viviendas de una planta baja como a las de las plantas altas de cualquier edificio.
En las zonas de cruce de la cuadrícula es donde se forman zonas especialmente geopatógenas con efectos potencialmente nocivos para la salud si estamos sobre ellos durante muchas horas al día.

En la vertical de esta red de fuerza natural se pueden registrar varios fenómenos:
- Variación de los campos eléctricos y magnéticos que provienen del subsuelo.
- Alteraciones en las diferencias del potencial eléctrico atmosférico.
- Variación de la ionización del aire.
- Cambios importantes en la resistencia electrocutánea cuando una persona pasa cierto tiempo en la zona alterada.

La actividad magnética de la red Hartmann se puede percibir, en ocasiones, a simple vista:
- Por la presencia de árboles en el tronco de los cuales se detectan fuertes nudos o malformaciones, mientras que los ejemplares del entorno inmediato tienen un tronco normal y liso.
- Por la presencia de árboles con crecimiento en altura curvado, para evitar que las radiaciones nocivas del subsuelo afecten sus hojas.
- Por la presencia continua de insectos, localización de hormigueros, etc.
- Por la presencia de plantas marchitas que, no obstante, reviven si son cambiadas de lugar.